5:05 p. m. | Posted in
Contando ovejas en las noches
O una pastilla para dormir
Ahora se siente el miedo
Es mejor quedarse y no salir

Tu recuerdo persiste
Y no me deja continuar
Me mira desde los rincones
Eres imposible de olvidar

Acaso gano libertad
Mientras te dejo ir
Una ecuación, que resultado no da

¿A caso gane? ¿O cuanto perdí?
En que momento te fuiste que ni siquiera vi
¿Y ahora que puedo hacer sin ti?
Sentarme con un recuerdo y escribir

Una forma de no dejarte ir

Ahora me encuentro solo
Solo por que ya no estas
En casi tres días lo pierdo todo
Y no se por donde comenzar

Trato de sumar las cosas
Malas o buenas, los números no alcanzaran
Es preferible desnudar el alma
Antes de tratarme de engañar

Y un día a otro se va

Y detrás de la ventana todo continúa sin ti
La vida llora y se paraliza
Yo me encierra en una burbuja de color gris

¿Cuanto gane? ¿O cuanto perdí?
En que momento te fuiste que ni siquiera vi
¿Y ahora que puedo hacer sin ti?
Sentarme con un recuerdo y escribir
Es una forma de no dejarte ir

Una forma de seguir viviendo,
seguir viviendo, pero esta vez sin ti…
Category:
��
11:01 a. m. | Posted in
Hoy nadie se va
Y a pesar que nadie esta
Devuelven algo que no me pertenece, así nada más
Llenando de vacío, un recuadro de mi alma
donde antes estabas tú, ¿donde antes la soledad reinaba?
y solo el eco respondía
y me acompañaba sin decir nada
donde ese mismo silencio que invade y ahora habla
habla del espejo que causa el esplendor de la noche en una mirada
que no dice cuando es real
solo sigue siendo eso, simplemente eso, eso que te invita a soñar
la imaginación, las preguntas, algunas respuestas tendrán,
19 días 500 noches, tiempo suficiente para pensar.

Sombras de luna, rincón del pensamiento
tristeza incesante dentro de recuerdos
soledad amiga que me cubre en un anhelo
anhelo de espejos, espejos de sueños
¿sueños de tiempo?, o tiempo para tener sueños pasajeros
y vuelve el vacío a mi alma
vacío que llena, soledad que apremia, precio lo pone cualquiera
todo tiene un sendero, todo puede pasar en tan solo un momento
espejo de luna, brisa de sueño
calor de un amor cercano pero igual de pasajero
solo quedaras, solo en algún lugar, solo pero con paciencia para esperar
esperar que algo pase, o simplemente me dejes ir, soledad…
Category:
��
12:17 p. m. | Posted in
Como las cosas que se piensan
Como las cosas que terminan
Nada tiene sinfonía
Si lo miras desde ese punto de vista

Sientes que algo te falta
Sientes todo eso cuando miras
Miras como si nada pasara
Y pasa con solo una mirada

Nada dos veces pasa
No existen noches parecidas
Las miradas siempre suelen ser distintas
Las caricias no siempre son las mismas

Pintas de mil colores
Hablas con mil palabras
Me dices que nada de esto pasa
Pero pasa sin que tu digas nada

Caricias, amores, besos y palabras
Recorres las paredes y piensas
Piensa como la lluvia besa
Besas con esa misma sutileza

Nada de esto ocurre en el tiempo
Pero se siente tal cual como un recuerdo
Recuerdo que alimenta más de mil almas
Almas que ahora veo desde el mundo de los sueños
Category:
��
3:21 p. m. | Posted in

Una buena tarde en aquel pueblo de ballesteros, nos encontramos de vacaciones de agosto, mi mujer, mis dos hijos y yo, contemplando lo hermoso de aquel pequeño pueblo que parece detenido en el tiempo y esperando la hora para ir a visitar a Antonio, aquel viejo amigo de la infancia que ahora era oriundo de ese pueblo.

En aquella plaza frente a la iglesia, nosotros contemplamos el esplendor de aquel paisaje lleno color y con un aroma característico de la zona, la fresa, ya que los habitantes encontraban en esta, una forma de existir y continuar con sus vidas pasivas.

“Ya es tarde amor, mejor volvamos al auto” …dice ella, “mejor recoge a los niños y vamos a la casa de Antonio que nos debe de estar esperando”; termino mi taza de café y me dispongo a ir al auto cuando una amable señora me pregunta: “¿se quedara?” y yo le contesto "si vamos a visitar a un buen amigo", “¿y en donde queda?” pregunto nuevamente, y contesto “en la cima Montaña Paraíso” la mujer asombrada pregunta “¿en el castillo?” y contesto “si buena anciana, ahora es propiedad de un buen amigo”, dijo “tened cuidado jóvenes viajeros, que en ese castillo esta lleno de traiciones y de odios, y es habitad de un gran espanto maligno que arremete contra quienes osan sacarlo de su sitio”.

Me asombró el comentario de la buena mujer pero no desistí de la idea de visitar a mi amigo, mientras los pequeños saltaban de emoción después de escuchar el relato de la señora y por la fascinación de poder encontrarse con un fantasma cara a cara.

Subimos al auto y comenzamos a transitar la enorme colina que sigue al camino del castillo...

Una hora después nos encontramos a las puertas de aquel hermoso monumento de la arquitectura humana, ¿y mi amigo?, allí a las puertas del mismo su sonrisa lo dice todo.

“Amigo mió cuanto tiempo sin verte” dice. “Antonio cuanto tiempo ya hace, ¿como has estado?” yo contesto. “Vengan adentrémonos al castillo que estoy ansioso por mostrárselos”.

Pasamos al gran salón entre buenos recuerdos y comentarios que se nos vienen a la memoria de aquella tan buena infancia que lamentablemente ninguno de nosotros volverá a transitar, salimos a una especie de balcón en donde se veía todo el cultivo de fresas y el pueblo a lo lejos. Una buena tasa de te nos amenizaba el momento, cuando Antonio dice “vengan, ya es hora de comer”.

Pasamos a un inmenso salón donde se encontraba en el comedor, mientras yo observaba todo a mi alrededor recordando aquel comentario que me dijo la señora del pueblo “La verdad no se ve tan aterrador” pensé.

Mientras comíamos, Antonio comentaba de los grandes hombres que habían nacido en aquellas tierras y de los propietarios que anteriormente el castillo habría tenido, yo le dije que en ese pueblo habían surgido grandes poetas y escritores y que no me extrañaba por que el paisaje era una musa libre, que ayudaba a cualquier pensamiento a volar y encontrar el camino de la letra, mas tarde, no pude evitar preguntar a Antonio por el comentario de la señora del pueblo.

El dijo “en efecto, el castillo pertenecía a un gran guerrero de la edad medieval, que gobernó las tierras con mano dura y que a pesar de ser un excelente gobernador, era desdichado en el amor y en una noche de agosto, en un arranque de locura en su habitación mato a su compañera destajándola por completo llamo a los lobos para que se la comieran…. Arremetió contra el mismo y los lobos hicieron lo propio con el, (que terrible puede ser una mascota pensé) y estas desgarraron su cuerpo hasta dejarlo muerto en la ventana de su dormitorio. A la media noche es la hora critica, ya que a esa hora es en la que Octavio sale a recorrer el castillo en busca de aliviar su pena”.

A mi me pareció mas un cuento para entretenernos y asustar a los niños que una verdadera situación de la vida.

Después de la comida, Antonio dijo que sigamos con el recorrido, paseamos por cada una de las 110 habitaciones que tenia el castillo siendo la mayoría de estas remodeladas, ya que el castillo había pasado por varios dueños antes de llegar a las manos de Antonio y dice “y esta, es la ultima de las habitaciones pero la mejor de todas”

Abre la puerta y entramos, vemos una habitación de rey de la época medieval, un ventanal de donde se veía todo el pueblo y la única que daba al sembradío de fresas, la cortina todavía conservaba aquellos destilas de hilos de oro, mientras las sabanas tenían las insignias del castillo, de lado izquierdo a la ventana se encontraba una chimenea de donde el último tizón de madera parecía piedra y las cenizas parecían contar una historia de todas las noches en que su luz iluminaban la habitación, sobre la delicada sabana de lana una mancha de sangre que cubría la mayoría de la cama, no me atreví a preguntar a que se debía, debajo a la ventana marcas, y sobre la chimenea un cuadro, un poco polvoriento y en la parte baja, una mancha parecida a la de la cama, el cuadro dibujaba a un hombre fornido y de temple inigualable, ojos penetrante que parecían decir y desafiar a cualquier persona, a su lado derecho una mujer erguida pero de vista vacía, y al lado izquierdo lobos, grandes y con la boca ensangrentada, parecía un cuadro de película de terror.

Salimos de la habitación y bajamos al salón principal, seguimos comentando, mientras yo todavía pensaba en el comentario de aquella señora del pueblo, “donde esta mi mujer y los niños” dije, mientras Antonio sonríe y me dice “andan cazando fantasmas”. Niños, que más se puede esperar de aquel pequeño espíritu aventurero con ganas de descubrir nuevo caminos.

Ya son las 6 de la tarde y Antonio dice, “ya tengo hambre, vamos a comer”.

7:30 de la noche, es increíble la forma que pasan las horas mientras uno se divierte. Antonio dice “quédense esta noche” los niños dicen “si papa, si si si si si”, me quedo un momento pensativo pero acepto la propuesta. ¿Como puedo negarla?

Cuando ya nos vamos a dormir eran las 12, recuerdo la advertencia y me sonrío, “cuentos de niños” me dije a mismo y Antonio dice “¿Cuentos de niño?”, yo respondí si “cuentos de niño”

Antonio dice “Venga busquemos las habitaciones”, escogemos una habitación de la planta baja, unas de las remodeladas, mientras los niños toman la siguiente.

“Que tontería” pensé, a esta edad y creyendo en fantasmas.

Fue solo entonces cuando me despierto con un penetrante olor de fresas recién cortadas, cenizas van y viene de aquella chimenea polvorienta con un leño convertido en piedra, y allí la mirada triste y traicionera del caballero aquel que nos asiste desde un retrato con marco de oro del siglo pasado. Ya no estábamos en la habitación en donde frescamente nos habíamos acostado la noche anterior, estábamos en el dormitorio de Octavio, bajo las cortinas y las sabanas manchadas de sangre todavía caliente de su cama maldita.

Category:
��